Comprensión del lenguaje : ¿Un proceso de construcción?

Comprensión del lenguaje : ¿Un proceso de construcción?

Comprensión del lenguaje : ¿Un proceso de construcción?

La comprensión del lenguaje es un proceso de construcción bastante complejo. Para comprender el lenguaje se precisa interpretar y reconstruir la intención comunicativa del hablante a partir del continuo de sonidos que se perciben. Es decir, nosotros cuando hablamos con alguien emitimos determinados sonidos que tienen un significado determinado; es trabajo del oyente descifrar este mensaje y comprenderlo.

El proceso de comprensión del lenguaje

Para poder la comprensión de un mensaje son necesarios los siguientes pasos:

  1. En primer lugar se necesita hacer un primer análisis acústico-fonético del señal que recibimos.
  2. Posteriormente se necesitará segmentar el mensaje en palabras y frases.
  3. Una vez hayamos detectado las palabras y las frases, se tendrán que analizar semánticamente y entender así su significado (vocabulario).
  4. Y por último, se tendrá que hacer un análisis sintáctico de la oración (qué significado tiene la palabra dentro del contexto de la oración).
  5. A partir de estos primeros 4 puntos, se obtendría un significado general y literal del mensaje que intenamos descifrar. No obstante, ese podría no ser el verdadero significado (por ejemplo: ironías). Por lo tanto, es muy importante tener en cuenta en contexto en el que se transmite el mensaje. Por ejemplo: la finalidad de intercambio de mensaje (con qué fin el hablante se está dirigiendo a nosotros), las posibles presunciones o intenciones del mismo, el conocimiento del mundo previo del oyente, etc.

Por lo tanto, los humanos (oyentes), interpretan no sólo aquello que oyen o que se expresa lingüísticamente, sino que llegan más lejos del simple significado codificado. En el estudio de Apfelbaum, Bullock-Rest, Rhone, Jongman, & McMurray (2014) se demostró que un mismo fonema, era interpretado de formas distintas dependiendo del oyente y del contexto fonético. Por lo tanto, sugirieron que durante la percepción del habla, los oyentes basan la información de las señales acústicas en el contexto en el que se encuentran.

Por todo esto, la comprensión del lenguaje es un proceso de construcción.

¿Un problema con la fase de segmentación? 

Dado el problema de segmentación que se ha encontrado a lo largo de la historia para comprender el mensaje, se han propuesto una serie de unidades que los receptores identificarían como señales sonoros como parte del proceso de percepción.

  • Rasgos acústico-fonéticos: son elementos presentes directamente en el señal sonoro. Nuestro sistema perceptivo aprende a extraerlos y a procesar a partir de indicios acústicos que caracterizar los distintos tipos de sonidos (fricativas, dentales…) En este punto tiene mucha importancia el aprendizaje del lenguaje previo, durante la infancia para poder contrastar los distintos sonidos; y también tiene mucha importancia la lengua materna del niño/a.
  • Fonemas: se trata de un sonido capaz de contrastar significados entre motes.
  • Alófonos: aparecen condicionados por el contexto. Se podrían considerar las unidades básicas de la percepción del habla. Tiene en cuenta la influencia del contexto fonético y de la co-articulación que son inherentes a la producción de sonidos.
  • Sílaba: es un conjunto de fonemas organizados entorno un núcleo (normalmente una vocal) que los hablantes reconocen a menudo de manera intuitiva; hasta cuando no están alfabetizados (Apfelbaum et al., 2014)

Aún así, no hay consenso ante la pregunta: ¿Cuál es la unidad básica en la percepción del habla?

S´han concluido que antes de llegar al léxico, es imprescindible haber analizado y descodificado de alguna manera la información acústica y fonética de un enunciado. Para eso es necesario un primer paso de percepción y descodificación del habla.

Referencias bibliográficas:

Apfelbaum, K. S., Bullock-Rest, N., Rhone, A. E., Jongman, A., & McMurray, B. (2014). Contingent categorization in speech perception. Language, Cognition and Neuroscience29(9), 1070–1082. http://doi.org/10.1080/01690965.2013.824995

Deja un comentario