trastornos del aprendizaje

Dificultades de lectura y dislexia : ¿Trastorno o retraso?

Dificultades de lectura y dislexia: ¿Trastorno o retraso?

Enfoque comunicativo del aprendizaje de la lectura

La lectura es un medio de acceso a la información. Información que nos permite adquirir nuevos conocimientos y conocer el mundo en que vivimos. La lectura implica aprender a leer. Y aprender a leer supone dar sentido a signos escritos, establecer la relación entre los sonidos y las letras (fonema-grafema), conocer el código utilizado, etc. Por lo tanto, los procesos de enseñanza de la lectura requeridos incluyen:

  • Enseñanza explícita
  • Enseñanza implícita
  • Enseñanza temprana de las relaciones fonema-grafema y su conversión.

El lenguaje es el vehículo principal que empleamos las personas para regular y controlar nuestros relaciones sociales. El proceso natural de adquisición del lenguaje reside, pues, en mecanismos estrechamente implicados a nuestro proceso comunicativo. El enfoque comunicativo del aprendizaje de la lectura da importancia al propósito social del aprendizaje y basa la enseñanza en las necesidades y los intereses de los niños respecto a la sociedad.

Dislexia : ¿Cómo se manifiesta?

Las manifestaciones de la dislexia a la largo de la vida van cambiando. Durante las primeras etapas la dislexia se caracteriza por errores de lectura mecánica y ortografía. Pero más adelante, ya en Educación Secundaria, se suele observar:

  •  Lectura lenta
  • Lectura poco automatizada y que requiere mucho esfuerzo.
  • Faltas de ortografía arbitrarias.
  •  Dificultades en la estructuración de textos.
  •  Escaso dominio de las tablas de multiplicar.
  •  Dificultades de comprensión lectora. Esta dificultad es debida a que su lectura es muy lenta y mecánica. Es decir, invierten mucho esfuerzo en la lectura, en la conversión grafema-fonema. Por lo tanto, su atención está focalizada en el proceso lector, y por ello no atienden al contenido y a comprender lo que están leyendo.
  •  Dificultad para aprender idiomas extranjeros.

 ¿Trastorno o retraso?

Por un lado, cuando hacemos referencia a un trastorno, nos referimos a una dificultad específica y persistente que se mantiene a lo largo del tiempo. Una dificultad de tipo prospectivo que se mantendrá en los años. Los trastornos pueden tener base genética, biológica o neurobiológica, siendo esa la causa de la alteración. Esta implicación biológica implicará que no se podrá desarrollar nunca la habilidad con normalidad independientemente del tiempo y de las oportunidades que se concedan al aprendizaje. No obstante, si se podrá actuar y prevenir el empeoramiento de dicho déficit. Se podrán desarrollar estrategias y herramientas para compensar esa dificultad y equiparar al resto de compañeros.

Por otro lado, el término retraso estaría relacionado con una consecución tardía de ciertas habilidades. A simple vista, el niño/a puede mostrar un déficit o dificultad para desarrollar habilidades necesarias para poder llevar a cabo el aprendizaje de la lectura y/o de la escritura. Pero su déficit no será causado por una base biológica, como en el caso anterior. El niño/a con retraso, simplemente va a necesitar un tiempo mayor que el normalmente establecido para adquirir una determinada competencia pero al final la conseguirá con normalidad y se equiparará al resto de compañeros.

Dislexia : ¿Trastorno o Retraso?

Cada día es mas evidente que la dislexia es un desorden de origen genético con base neurológica.

  • De los cerca de 30.000 genes que posee el ser humano, aproximadamente la mitad se expresan en el cerebro y, hoy día se considera que al menos 8 de estos, se encuentran relacionados con las alteraciones responsables de la dislexia (Alba, 2008).
  • En las tareas de lectura se presenta un patrón de activación cerebral diferente al de los no disléxicos ya que se activan circuitos neuronales no habituales.
  • La dislexia se engloba dentro de los trastornos del neurodesarrollo. Específicamente dentro de los trastornos que pueden definirse a partir de déficit cognitivos o conductuales. Algunos ejemplos son el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el autismo y la dislexia. En este grupo existe una fuerte evidencia respecto al carácter hereditario, pero todavía se sabe poco o nada sobre los genes implicados. Se piensa que estos genes no presentan alteraciones estructurales. En consecuencia, el trastorno se debe atribuir a una combinación genética desfavorable.

 

Referencias bibliográficas:

Artigas, A. (2000). Disfunción cognitiva en la dislexia. Revista de neurología clínica, Trastornos del lenguaje. Revista de Neurología Clñínica, 1, 115-124

Gayán J, Olson RK. Reading disability: evidence for a genetic etiology Eur Child Adolesc Psychiatry 1999; 8 (Suppl 3): S52-5.

Deja un comentario