enfados_como-gestionar-la-rabia

Enfadados : ¿Cómo gestionar la rabia?

Enfadados : ¿Cómo gestionar la rabia?

Una buena gestión de la rabia es muy importante para la vida en sociedad. Los seres humanos somos seres emocionales, y enfadarse es una conducta normal del ser humano. Cuando algo nos molesta, o nos sienta mal, o no nos gusta, etc. podemos enfadarnos e incluso experimentar rabia. Lo importante es saber cómo gestionar esta rabia para que no sea desadaptativa y nos de más problemas. La rabia y el enfado son emociones naturales e innatas que pueden acompañar al ser humano.

Experimentar determinadas emociones no es malo, más bien todo lo contrario. Es un indicativo de que somos personas y estamos vivas. No todos los sentimientos o emociones que podemos experimentar son positivas, pero aun así siempre pueden ayudarnos a aprender, a cambiar aquello que no nos gusta y a contribuir a nuestro bienestar.

El problema aparece cuando no somos capaces de gestionar las emociones cuando estas aparecen. Una mala gestión de nuestras emociones, puede provocar conductas indeseadas o perjudiciales. Pudiendo llegar a provocar consecuencias muy desfavorables para nuestro futuro. En el caso de la rabia y el enfado, estos problemas se agravarían; puesto que la rabia y el enfado descontrolados, pueden llevarnos a la violencia y por lo tanto, provocar consecuencias muy graves.

Por ello, es importante educar desde bien pequeños a nuestros hijos a reconocer las emociones y a saber gestionarlas bien. Trabajar la rabia y el enfado en nuestros niños y niñas es muy importante. Debemos dotar a nuestros hijos/alumnos/pacientes de recursos emocionales que les permitan enfrentarse a los desafíos de la vida y controlar las emociones antes de que éstas les controlen a ellos.

Técnicas para trabajar la rabia y el enfado infantil

Los niños/as aunque parezcan muy pequeños, pueden controlar perfectamente su enfado. El problema es que no saben cómo hacerlo. Por esta razón necesitan comprenderlo, que se les expliqué y ayudarles a desarrollar herramientas que les permitan una buena gestión. Tu trabajo como padre/madre/profesor/psicólogo…, será el siguiente:

  • Psicoeducación:
    • Explícale qué son las emociones en general, para qué funcionan, etc.
    • Explícale en concreto el enfado y la rabia que son, por qué aparecen y para qué funcionan. No seas muy teórico, intenta siempre buscar ejemplos, lecturas, películas, dibujos, situaciones cotidianas, etc. Por ejemplo, utiliza un globo y llénalo de aire. Mientras lo vas llenando de aire, explícales que la rabia llena el globo y que si no dejamos que el globo se desinfle acabara explotando.
    • Explícale que el enfado es algo normal, ayúdale a reconocer aquellas situaciones en las que se enfada y cómo reacciona.
    • Hazle reflexionar sobre las consecuencias de los enfados.
    • Explícale la conexión entre nuestros pensamientos, emociones y conductas (ABC). Pídele que cierre los ojos, y se concentre en intentar saber lo que está pensando, sintiendo y haciendo. Intenta que sea consciente del momento presente.
  • Propón alternativas para responder más adaptativamente ante el enfado:
    • Cuando estoy muy enfadado, primero cierro los ojos y respiro profundamente. Me centro en la respiración. Cuento hasta 10.
    • Cada vez que suelto el aire me imagino el globo deshinchándose.
    • Pienso: qué estoy pensando, qué estoy sintiendo, qué estoy haciendo.
    • Intento cambiar los pensamientos que están en mi cabeza por pensamientos más agradables. (pensamos en algo que nos gusta, en algo bueno, aunque no esté relacionado con el mismo tema).
    • Cuando ya me he tranquilizado y calmado. Hablo del tema con alguien tranquilamente y sin alterarme (no antes).
    • Si vemos que nos volvemos a alterar, volvemos a respirar con los ojos cerrados.
  • No respondas a su enfado con un enfado por tu parte. Como padres/psicólogos/profesores, etc. debemos ayúdales a calmarse y recordarles que respiren y cierren los ojos. Si nosotros también nos alteramos, el enfado irá a más en vez de reducirse. Estaremos provocando el efecto contrario.
  • Refuerza sus logros: es muy importante reconocer cuando lo ha hecho bien. Esto facilitará la repetición de este patrón en el tiempo, en vez de otros no adaptativos (los cuales no serán reforzados).

***Encuentra más información sobre cómo gestionar conductas desafiantes, en el siguiente post: Conducta desafiante ¿Qué técnicas o estrategias podemos utilizar?

Deja un comentario