Lobulo frontal _ ¿amigo o enemigo?

Lóbulo frontal : ¿Amigo o enemigo?

El lóbulo frontal

 El lóbulo frontal se sitúa en la parte delantera de nuestro cerebro (en la parte frontal). Es el lóbulo del cerebro más grande en los humanos.

 ¿Investigaciones históricas?

Desde hace años se ha investigado su posible relación con la inteligencia, con las funciones cognitivas superiores y con las básicas. Muchos investigadores han centrado sus esfuerzos en esta parte del cerebro. Hebb, Penfield, y cols. por un lado, descubrieron que la inteligencia no estaba relacionada con el lóbulo frontal. Otros investigadores por otro lado, como Chapman, Goldstein, Wolff, Rylander, entre otros, descubrieron que si se usaban las pruebas adecuadas se podía relacionar el lóbulo frontal con cambios de conducta y cognición.

¿Cuál es la sintomatología frontal?

La sintomatología frontal es muy variada. Depende mucho de la localización, extensión, profundidad y lateralidad de la lesión. Tras una lesión frontal se pueden observar problemas de cualquier función cognitiva y/o emocional:

  • Trastornos afectivos
  • Carácter
  • Personalidad
  • Humor
  • Motivación
  • Atención
  • Percepción
  • Memoria
  • Razonamiento
  • Solución de problemas
  • Lenguaje
  • Control del movimiento
  • Etc.

Los lóbulos frontales representan por tanto, una integración de aspectos cognitivos, emocionales, perceptivos y volicionales. Es decir, dan forma a nuestra personalidad y carácter.

¿Qué ocurre cuando se lesiona el lóbulo frontal?

Tal y como hemos dicho la sintomatología frontal es muy variada, y por lo tanto, sus posibles consecuencias tras una lesión también lo son. Podríamos citar entre otras:

  • Exceso o defecto de activación (por ejemplo: hiperactivación o hiperproductividad)
  • Desintegración de la personalidad (por ejemplo: pasar de ser una persona amable y tranquila a una persona déspota y insensible)
  • Desintegración del funcionalismo emocional (Por ejemplo: reír en un entierro)
  • Dificultad para iniciar o planificar una acción o actividad (por ejemplo: problemas con las funciones ejecutivas)
  • Alteración de la atención (por ejemplo: incapacidad para prestar atención durante un largo período de tiempo)
  • Alteración de la capacidad de concentración (por ejemplo: problemas para atender en clase o estudiar para un examen)
  • Apatía
  • Euforia
  • Deshinibición o disminución de control de nuestros sentimientos o conductas (por ejemplo: actuar sin vergüenza de una forma extrema)

¿Lateralización en el lóbulo frontal?

Uno de los grandes enigmas del lóbulo frontal es su escasa lateralización.

Para que podáis ver un ejemplo claro de lateralización vamos a citar el lóbulo temporal izquierdo del cerebro. Este lóbulo situado en el lateral izquierdo de nuestro cerebro (justo encima de las orejas aproximadamente), se especializa en la producción y percepción del lenguaje. En cambio, este mismo lóbulo en el lado derecho, tiene una función totalmente distinta.

En el caso del lóbulo frontal no se han encontrado asimetrías. Aun así, sí es verdad, que dentro del lóbulo frontal podemos encontrar distintas zonas o regiones con distinta composición celular, y con distinta funcionalidad, pero no existe una clara lateralización.

Deja un comentario