Memoria: ¿Cómo mejorar la retención y el recuerdo?

Memoria: ¿Cómo mejorar la retención y el recuerdo?

Memoria: ¿Cómo mejorar la retención y el recuerdo?

La memoria es un proceso cognitivo vital para nuestro día a día. Memorizar para posteriormente recordar es una tarea indispensable para nuestra actividad cotidiana. Memorizamos constantemente nombres, códigos, contraseñas y apuntes para poder utilizarlos cuando sea necesario. Pero, ¿sabemos realmente cómo funciona nuestra memoria? Y todavía más importante, ¿sabemos cómo usarla de la forma más eficiente?

¿Crear un recuerdo?

Cuando percibimos un estímulo (input) usando nuestros 5 sentidos, éste se convierte en memoria sensorial. Si le prestamos atención, el input accede a nuestra memoria a corto plazo (MCP). Finalmente, en función de si repetimos o usamos esa información, puede convertirse en un recuerdo de nuestra memoria a largo plazo (MLP) o caer en el olvido.

Podríamos decir que cada fase de almacenamiento de nuestra memoria nos permite filtrar una enorme cantidad de información:

  1. Memoria sensorial
  2. Memoria a corto plazo (MCP)
  3. Memoria a largo plazo (MLP): es un tipo de memoria que almacena recuerdos por un tiempo que puede ser desde unos días hasta incluso décadas o indefinidamente.

Debemos entender la memoria como un cojín de un sofá. Cuando lo usas y te sientas por primera vez no tiene forma alguna. Cuando ya lo has usado una vez, dejas tu forma marcada; no obstante, esta desaparece al poco rato. Imagínate ahora que te sientas cada día, varías veces al día. Al final tu forma permanecerá por un tiempo ilimitado. Es decir, el patrón se hará duradero. Lo mismo sucede con la memoria a corto y largo plazo. Vamos a poner otro ejemplo, en este caso una alfombra.

La memoria a largo plazo (MLP) es como el desgaste de nuestros pasos en una alfombra. La primera vez que pisemos la alfombra, nuestras huellas permanecerán por un tiempo limitado. Sin embargo, cuantas más veces andemos el mismo camino sobre la alfombra (repetición), más duradero y profundo será el patrón de la huella neuronal (MLP)

Conclusión, si repites, creas memoria.

¿Qué significa “olvidar”?

El olvido es un proceso fisiológico normal, debido a una codificación inicial deficiente o a una recuperación defectuosa. Si no usamos los recuerdos de forma regular y si no disponemos de las pistas de recuperación adecuadas, perdemos el acceso a estos recuerdos, que quedan en el baúl del olvido de nuestro cerebro.

El curioso caso de Salomón Shereshevski y la sinestesia

Salomón Shereshevski era un periodista ruso nacido a finales del siglo XIX que fue conocido por su prodigiosa memoria, capaz de recordar discursos enteros, palabra por palabra. El reputado neurofisiólogo soviético Alexander Luria estudió su caso durante más de treinta años. Luria (1968/2009) diagnosticó que su paciente tenía un nivel muy alto sinestesia. Es decir, que si Salomón recibía un estímulo, se activaban varios de sus sentidos: por ejemplo, era capaz de ver colores en los números o en los tonos musicales. Esta capacidad de asociación aumentaba claramente su enorme capacidad memorística. La memoria es asociación.

Referencias bibliográficas

Koriat, A., & Lieblich, I. (1974). What does a person in a “TOT” state know that a person in a “don’t know” state doesn’t know. Memory & Cognition, 2, 647–655.

Luria, A (2009). Pequeño libro de una gran memoria: la mente de un mnemonista. Oviedo, España: KRK Ediciones.

Verrusio, W., Ettorre, E., Vicenzini, E., Vanacore, N., Cacciafesta, M., & Mecarelli, O. (2015). The Mozart Effect: A quantitative EEG study. Consciousness and Cognition35, 150–5. http://doi.org/10.1016/j.concog.2015.05.005

Deja un comentario