Síndrome de Asperger: aproximación a un diagnóstico

Síndrome de Asperger: aproximación a un diagnóstico

Síndrome de Asperger: aproximación a un diagnóstico

Trastorno del Espectro Autista (TEA)

El diagnóstico del Síndrome de Asperger, es muy difícil de diagnosticar y requiere de muchas pruebas psicológicas, cognitivas y biológicas para su consecución. Actualmente según el DSM-5 (APA, 2013) han publicado la existencia de un solo Trastorno del Espectro Autista (TEA) que incluye todos los tipos de autismo reconocidos en el DSM-IV-TR: trastorno autista, síndrome de Asperger, trastorno generalizado del desarrollo (no especificado) y trastorno desintegrativo infantil.

Evaluación diagnóstica

Según la afirmación de Martín (2004) “la evaluación diagnóstica debe tener en consideración la expresión variable de los comportamientos centrales al cuadro sintomático en función de las características únicas de cada individuo” y partiendo de la base de que la evaluación de cualquier trastorno, pero sobretodo del Síndrome de Asperger, no se debe limitar al análisis de las conductas observables como única prueba diagnóstica. Para una buena evaluación diagnóstica del Síndrome de Asperger, se han de considerar las funciones psicológicas alteradas que subyacen a las conductas observables. Del mismo modo, la evaluación diagnóstica debe ser realizada por un experto. Además, también se incluirá una posterior evaluación psicopedagógica. Respecto al ámbito escolar se hace muy importante la identificación, ya que, se han de considerar las necesidades educativas especiales de estos alumnos (NEE) para poder tener un aprendizaje eficaz.

Es evidente la importancia de un buen diagnóstico, Belinchon (2001) afirma que es muy fácil confundir la sintomatología autista con rasgos extraños de personalidad, hiperactividad, dificultades de aprendizaje y/o conducta, y que este hecho podría traer consigo un deficiente afrontamiento del trastorno con consecuencias en los diferentes ámbitos de la vida del niño.

Posibles indicadores del Síndrome de Asperger

Para el diagnóstico del Síndrome de Asperger, además de los criterios diagnósticos del DSM-5, contamos con criterios elaborados por otros autores que podrían acercar a los padres o profesores sobre la existencia de dicho trastorno. Destacamos dos de estos:

Según Filipek, Accardo, Baranek y cols, (1999):

Preocupaciones sobre la comunicación:

  • No responde a su nombre
  • No puede decirme lo que quiere
  • Lenguaje retrasado
  • No sigue instrucciones
  • Parece sordo a veces
  • Parece oír algunas veces pero otras no
  • No señala o dice adiós con la mano
  • Solía usar unas pocas palabras, pero ya no las dice

 Preocupaciones sobre el aspecto social

  • No sonríe socialmente
  • Parece preferir jugar sólo
  • Consigue las cosas por sí mismo (no pide ayuda)
  • Es muy independiente
  • Tiene pobre contacto ocular
  • Está en su propio mundo
  • Desintoniza de nosotros
  • No está interesado en otros niños

 Preocupaciones por la conducta

  • Rabietas
  • Es hiperactivo, no cooperador, oposicionista
  • No sabe cómo jugar con los juguetes
  • Queda enganchado con los objetos una y otra vez
  • Anda de puntillas
  • Tiene algún cariño extraño por algún objeto
  • Pone los objetos en fila
  • Es hipersensible con ciertas texturas o sonidos
  • Tiene patrones de movimiento raros

 Según Gillberg y Gillberg, (1991):

Déficit en la interacción social en al menos dos de los siguientes:

  • Incapacidad para interactuar con los iguales
  • Falta de deseo e interés de interactuar con iguales
  • Falta de apreciación de las claves sociales
  • Comportamiento social y emocionalmente inapropiados a la situación

 Intereses restringidos y absorbentes, al menos uno de los siguientes:

  • Exclusión de otras actividades
  • Adhesión repetitiva
  • Más mecánicos que significativos

 Imposición de rutinas e intereses, al menos uno de los siguientes:

  • Sobre sí mismo en aspectos de la vida
  • Sobre los demás

 Problemas del habla y del lenguaje, al menos tres de los siguientes:

  • Retraso inicial en el desarrollo del lenguaje
  • Lenguaje expresivo superficialmente perfecto
  • Características peculiares en el ritmo, entonación y prosodia
  • Dificultades de comprensión que incluyen interpretación literal de expresiones ambiguas

 Dificultades en la comunicación no verbal, al menos uno de los siguientes:

  • Uso limitado de gestos
  • Lenguaje corporal torpe
  • Expresión facial limitada
  • Expresión inapropiada
  • Mirada peculiar, rígida

 Torpeza motora

  • Retaso en el área motriz o alteraciones en pruebas de neurodesarrollo

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washington, DC: Author.

Fernández-Jaén, A., Fernández-Mayoralas, M., Calleja-Pérez, B. y Muñoz Jareño, N. (2007). Rev. Neurol, 44, 53-55.

Jurado de los Santos, P y Bernal Tinoco, D. (2011). El alumno afectado con síndrome de Asperger en el aula ordinaria. Revista educación inclusiva. 4, 27-44.

López Cazorla, F.J (2008). El síndrome de Asperger en el aula. Innovación y experiencias educativas, 9.

One Response

Deja un comentario