Procesos metacognitivos y Comprensión lectora: ¿Cuáles influyen y cómo?

Lectura, memoria y recuerdos: ¿Cómo intervienen los recuerdos en la comprensión lectora?

Lectura, memoria y recuerdos

 ¿Cómo intervienen nuestros recuerdos en nuestra comprensión lectora?

La memoria y la  lectura están altamente relacionados. Qué entendemos y comprendemos de lo que leemos viene influenciado por lo que ya sabemos y hemos vivido a lo largo de nuestra vida, de nuestro conocimiento del mundo. No obstante, no recordamos todo lo que hemos vivido, sino que sólo recordamos partes de las experiencias. Lo que recordamos de lo que hemos vivido está grabado en nuestra memoria. Es por eso, que memoria y lectura dependen la una de la otra en menor o mayor grado.

¿Cómo funciona nuestra memoria?

Según Ormord (2014), la mente de todo ser humano no funciona como una cámara de vídeo, es decir, no recordamos todo aquello vivido como una secuencia exacta de hechos. Nuestra memoria no es capaz de almacenar toda la información vivida durante una determinada experiencia. De este modo, los humanos cuando vivimos, observamos, escuchamos, sentimos, etc. podemos procesar sólo una pequeña cantidad de la información en nuestra memoria de trabajo. La información restante se desvanece y se difumina. A partir de este primer filtro, la información tiene que pasar a la memoria a largo plazo. ¿Cómo se produce el traspaso de la memoria de trabajo a la memoria a largo plazo? Todos las pequeñas compilaciones de información almacenadas en la memoria de trabajo (información visual, táctil, olfativa, auditiva…) se juntan, se agrupan y se extrae una construcción de la vivencia. Esta construcción es, pues, almacenada en la memoria a largo plazo. ¿Por qué explicamos todo este proceso? Porque la información que cada uno de nosotros tiene almacenada en la memoria compone su bagaje individual, sus experiencias, su grado de conocimiento del mundo… Y todo esto, influirá en cómo cada uno entiende y vive la vida. De este modo todo proceso que aporte nueva información a la persona tendrá que interactuar con esta vieja información ya almacenada, por ejemplo: la lectura.

La lectura

La lectura como proceso cognitivo, es ideada como un mecanismo para difundir información a través del tiempo y del espacio. La lectura nos aporta la capacidad del pensamiento, es decir, de poder construir unas destrezas lingüísticas básicas para la evolución humana. De esta manera, mediante la lectura somos capaces de aprender a pensar de otra forma. Podríamos entender la lectura como una puerta de entrada a la cultura escrita y a todo lo que ella comporta (socialización, conocimientos, información de todo tipo). Se trata de una actividad cognitiva muy importante y compleja para toda nuestra vida. La aprendemos cuando somos pequeños y la usamos a lo largo de nuestra vida para la adquisición de conocimientos. La lectura es, por tanto, una espléndida herramienta para sustentar la actividad mental. No obstante, a pesar de aprender como se lee (procesos de descodificación…), la experiencia lectora sólo tendrá lugar si existe una apropiada comprensión del texto. Para lo cual, es esencial que el lector atribuya significado a aquello que está leyendo.

La lectura es un conjunto de habilidades que usamos de manera interactiva y con cierto nivel de eficacia según la situación a la cual se enfrenta el lector. La eficiencia y el nivel de realización con el que el lector aborda la complejidad textual y discursiva del mismo dependerá de su habilidad para identificar la tipología del texto y sus atributos de elaboración textual: saber identificar su categorización, objetivos de comprensión, la situación del mismo y las habilidades más apropiadas para abordar el texto.

La lectura y el conocimiento del mundo previo

El vínculo entre comprensión lectora y el uso del contexto desde una óptica comunicativa fomenta el intercambio de los procesamientos que trae el texto y el procesamiento logrado por el lector. Esta asociación viene dada por la calidad de los esquemas previos, el manejo procedimental de la lengua y la información que proporciona el escrito. Para saber más sobre qué importancia tiene el grado de conocimiento del mundo previo puedes consultar los siguientes posts: conocimiento del mundo y comprensión lectora y conocimiento del mundo y proceso de descodificación.

Referencias bibliográficas:

Denyer, M. (1988). La lectura: una destreza pragmática y cognitivamente activa. Madrid: Universidad Antonio de Nebrija.

Calero, A. (2012). Cómo mejorar la comprensión lectora. Estrategias para lograr lectores competentes. Madrid: Wolters Kluwer.

Ormord, J. (2014). Pearson new international edition. Human Learning. England: Pearson.

2 Responses

Deja un comentario