El cerebro hipermasculino: trastorno del espectro autista (TEA)

El cerebro hipermasculino: trastorno del espectro autista (TEA)

El cerebro hipermasculino

El cerebro hipermasculino proviene de la teoría del cerebro masculino extremo que afirma que las personas con autismo tienen un cerebro masculinizado. De esta manera el cerebro hipermasculino del niño o la niña con autismo presenta las características de un cerebro masculino normal (diferenciado del cerebro femenino) pero llevado al extremo.

 Trastorno del espectro autista (TEA)

Es importante tener en cuenta que al nombrar al trastorno con el término espectro podemos encontrar muchas variantes de niños con autismo. Por lo tanto, pueden haber muchos grados de gravedad, y el mismo trastorno se puede presentar de maneras muy distintas. Para poder hablar de un TEA tienen que darse discapacidades en tres áreas concretas:

  • Comunicación y Lenguaje: la mayoría de los sujetos son no verbales, es decir, no suelen desarrollar lenguaje. Aun así, si es cierto, que al tratarse de un espectro existen muchos grados, y hay por lo tanto niños con TEA que sí desarrollan lenguaje y capacidad comunicativa. No obstante, su lenguaje es muy limitado y sus características muy particulares. Normalmente tienen problemas con la pragmática (el uso), y se les caracteriza por un lenguaje particular a nivel semántico. Tienen problemas con la teoría de la mente y no son capaces de ponerse en el lugar de otro. La comprensión también se encuentra afectada, y normalmente entienden todo literalmente. Suelen hacer uso de la charla ecolálica sin características funcionales, tienen un lenguaje repetitivo e idiosincrático. Ausencia de juego funcional.
  • Conducta y pensamiento: suelen ser niños con mucha rigidez en los procesos de pensamiento e intolerantes a la frustración y al cambio. Por ello, les es muy útil funcionar por rutinas. Cuando estos patrones rutinarios se rompen pueden alterarse, presentando esteriotípias (movimientos repetitivos), agresividad, etc. Además, pueden tener dificultades para aprender conceptos abstractos o generalizar la información aprendida a otros contextos. Suelen tener unos intereses muy limitados y en el cual se focalizan mucho.
  • Interacción social: la dificultad de interacción social y de relación con los otros, consiste en la sintomatología más característica y que más llama la atención en los TEA. Hay ausencia de comportamientos no verbales, de interacciones sociales espontáneas, sino ningún fin en especial, ausencia de reciprocidad emocional o de relación con los compañeros…

Etiología del trastorno del espectro autista (TEA)

  • Causas genéticas: aunque los resultados no sean del todo concluyentes, se cree que pueden existir alteraciones cromosómicas.
  • Causas neurobiológicas: aunque los resultados tampoco son del todo concluyentes, se ha encontrado un déficit en el funcionamiento cortical y frontal (donde se desarrollan las emociones), anomalías en el cerebelo y una posible dilatación ventricular. Además, se ha demostrado un déficit de neuronas, en concreto de neuronas espejo, y de relaciones neuronales. En algunos casos también se han detectado previas epilepsias.
  • Factores perinatales: se ha encontrado que los TEA no están relacionados con el comportamiento de la madre cuando está embarazada.
  • Causas neuroquímicas: se ha encontrado un posible aumento de seratonina y dopamina en sangre.

 El cerebro hipermasculino

Los últimos estudios han mostrado que hay muchos niños afectados con autismo, muchos más que niñas. A raíz de ello, años atrás, se plantearon la posibilidad de que existieran cerebro diferentes dependiendo del sexo de la persona. Y si esta diferencia estaba relacionada con la mayor afectación de autismo en niños que en niñas.

Simon Baron-Cohen, el mayor experto internacional en autismo, se propuso la teoría del cerebro masculino extremo. Esta teoría sostiene que hay diferencias entre los cerebros masculinos y los femeninos. Por un lado, el cerebro de los hombres es bueno para sistematizar, pero por otro lado, malos para empatizar. El cerebro de una persona autista sería un caso de cerebro masculino pero llevado al extremo. De este modo, se explicaría la diferencia de incidencia entre hombres y mujeres (4:1).

En los hombres, ciertas partes del cerebro (por ejemplo, la amígdala), se desarrollan antes. Además, estas partes suelen estar más desarrolladas que en las mujeres, y presentan menos conexiones entre los dos hemisferios. Los hombres tienen también más neuronas en el córtex, organizadas con un empaquetamiento más denso.

Por este motivo, el hecho de tener un cerebro hipermasculino hace que los autistas tiendan a realizar tareas por las cuales suelen estar más dotados los hombres que las mujeres. También explicaría el por qué tienen severas dificultades para relacionarse. Por otro lado, también podría explicar la impresionante capacidad de algunos en determinados campos específicos que requieren sistematización (por ejemplo, la música o las matemáticas) y la poca o nula facilidad para la empatía.

Autor: Dr. Jaume Guilera

.

Referències bibliogràfiques:

Tirapu-Ustárroza, J., Pérez-Sayesa, G., Erekatxo-Bilbaoa, M., & Pelegrín-Valerob, C. (2007). ¿Qué es la teoría de la mente?. Rev Neurol, 44(8), 479-489.

Rizzolatti G. (2006). Las neuronas en espejo: los mecanismos de la empatía emocional. Barcelona: Paidós.

Baron-Cohen, S. (2002). The extreme male brain theory of autism. Trends in cognitive sciences, 6 (6), 248-254.

One Response

Deja un comentario