Competencia lectora: Estrategias para mejorar la lectura

Competencia lectora : Estrategias para mejorar la lectura

Competencia Lectora

La competencia lectora, también denominada comprensión lectora, es una competencia comunicativa englobada dentro de las denominadas destrezas lingüísticas. La competencia lectora consiste en leer, es decir, en descodificar y construir una comprensión y una interpretación. Dentro de la competencia lectora encontramos la comprensión del significado y la interpretación, entendidas como dos actividades cognitivas distintas. Por un lado, comprender el significado se limita al reconocimiento de los valores lingüísticos y en menor grado el uso de inferencias. Y por otro lado, la interpretación per se, es una actividad que activa los conocimientos, las experiencias y las referencias personales (subjetivas u objetivas) del lector.

Con el objetivo de mejorar la competencia lectora y ser capaces de poder interpretar y comprender el texto, así como también lo que el autor intenta transmitir, se proponen a continuación una serie de estrategias muy útiles a fin de mejorar la competencia lectora individual:

Definir de manera objetiva la información que contiene el texto

Para saber si tienes un buen nivel de competencia lectora es muy importante que una vez hayas realizado una primera lectura, te preguntes: ¿De qué trata el texto? y seas capaz de contestarla a nivel general. Para ayudarnos a captar la idea general del texto y a responder a esta pregunta, es importante leer el título del texto correspondiente, en caso de que lo haya.

Cuando tenemos problemas respondiendo a esta pregunta y por ende necesitemos mejorar nuestra competencia lectora, un buen método para comprobar si se ha comprendido la información que contiene el texto, sería intentar determinar cuál sería la palabra clave. La palabra clave sería aquella palabra que sintetiza todo el texto, aquella que nos aporta una idea general del contenido de los párrafos leídos. Si quieres leer más sobre el uso de las palabras claves para mejorar la competencia lectora, consulta el siguiente post.

Otro buen ejercicio para mejorar tu competencia lectora, sería leer artículos de diario o párrafos de un libro (no muy extensos) y ponerles un título. Este título tiene el objetivo de resumir en una (máximo dos líneas) la información leída.

Definir qué modo de lectura tengo que utilizar para el texto

Antes de empezar a leer cualquier texto es importante tener en cuenta que hay distintos modos de leer, des de una lectura rápida y en diagonal hasta una lectura más específica y profunda. Por lo tanto, otro punto a trabajar de la competencia lectora sería el llegar a ser conscientes de qué modo necesitamos en cada caso y adaptar nuestras habilidades a las necesidades de cada tipo de lectura. Es importante tener en cuenta que entendemos los distintos modos como pasos a seguir hasta conseguir mejorar la competencia lectora. Los distintos modos de lectura son los siguientes:

Modo primera lectura: la primera lectura tiene que ser rápida, y es donde se intenta adquirir el significado general del texto.

Modo segunda lectura: la segunda lectura la utilizamos para subrayar todos aquellos pasajes o frases que contienen información importante.

Modo tercera lectura: en la tercera lectura subrayamos sólo aquellas palabras que contienen la información clave.

Modo cuarta lectura: se trata de una lectura rápida en diagonal donde sólo leemos las palabras claves. Este tipo de lectura es el que solemos utilizar para hacer un repaso muy rápido el día antes de un examen.

Identificar la información necesaria a aprender y memorizar.

En algunos casos es importante centrar nuestra atención en determinados contenidos del texto ignorando o haciendo caso omiso del resto de información. Para poder conseguirlo, tendremos que ser capaces de discernir entre la “paja” y la información importante. Por lo tanto, necesitaremos descartar o seleccionar la información más relevante, respectivamente. Una vez detectados y “separados”, éstos serán más fáciles de memorizar. Esta sería otra actividad a trabajar para mejorar la competencia lectora.

La técnica de subrayado invertido es una buena técnica para identificar la información fundamental. Consiste en tachar todas las partes del texto que no contengan información fundamental. De manera que nos será más fácil detectar aquellos contenidos relevantes e imprescindibles para entender el contenido general del texto y poder memorizarlos; objetivo principal de la competencia lectora.

Otra buena técnica para conseguir memorizar consiste en deletrear las palabras en sentido directo e inverso. Por ejemplo, taza = t-a-z-a + a-z-a-t. Este recurso se puede utilizar como un juego cooperativo entre compañeros. De manera que pueden dibujarlo en el aire creando así una imagen mental de la palabra y sus respectivas letras.

Entender bien todo el vocabulario del texto.

Es totalmente normal que durante la lectura de un texto, encontremos palabras que no entendamos. Cuando esto nos ocurra, y con el fin último de mejorar la competencia lectora, sería ideal identificarlas como “palabras nuevas”, buscarlas en el diccionario y anotar su significado al lado del texto (en pequeño). De esta manera, podremos volver a consultarla en cualquier otro momento y podemos relacionarla con el contexto en el que se encuentra dentro del texto.

Resulta bastante útil tener una pequeña libreta que se utilizará únicamente para “mejorar la competencia lectora”. Esta libreta la usaremos como nuestro propio diccionario. En ella anotaremos todas aquellas palabras nuevas encontradas. De manera que podremos consultarlas en cualquier momento. Para llegar a mejorar la competencia lectora sería interesante memorizar estas palabras cada dos o tres días, hasta que se domine su significado.

Para practicar el significado de estas nuevas palabras aprendidas y entender su uso, haz una frase con cada una de ellas.

Otro buen ejercicio, y a modo de juego más interactivo, sería crear nuestro propio juego de “memory” o  “tabú” con las palabras nuevas.

Relacionar los conceptos del texto con conceptos de fuera del texto.

Otro ejercicio de competencia lectora es buscar relaciones entre conceptos del texto y conceptos aprendidos anteriormente. Este ejercicio es muy importante porque al contextualizar la información que queremos aprender con la que ya sabemos, nos permite memorizar mejor lo nuevo. Si quieres seguir leyendo y te interesan las relaciones que se forman entre los conceptos ya aprendidos y los nuevos, o cómo estos nuevos pueden llegar a modificar los conocimientos ya establecidos, consulta el siguiente post.

Es importante recordar que cuando a una persona se le da una lista de palabras para memorizar y al cabo de una semana se le vuelven a pedir qué palabras había en la lista, las personas que habían memorizado enlazando los conceptos se acuerdan de más palabras.

Identificar las relaciones lógica-causales de los conceptos dentro del texto.

Otra herramienta de competencia lectora es aparear los conceptos de forma binaria. Es decir, se trata de crear parejas de palabras que estén relacionadas por causa-efecto. A la primera palabra se la denominará “cabeza” y a la segunda “dependiente”. De esta manera se creará una asociación en nuestra memoria, por lo que nos será más fácil recordarlas. Según los lingüistas, la manera natural de los niños pequeños para aprender relaciones causales es crear estas relaciones binarias de dependencia entre los conceptos. Por ejemplo, cuando llueve utilizamos paraguas, en ese caso la cabeza sería “lluvia” y la dependiente “paraguas”.

Imaginar ejemplos visuales de las relaciones binarias.

Este ejercicio está relacionado con lo que apuntábamos anteriormente de las utilidad de crear relaciones causales entre palabras para su fácil memoria y utilización en un futuro. En este caso, para mejorar la competencia lectora utilizaremos una técnica visual que consiste en crear una imagen mental de la relación que queramos establecer entre dos palabras. De esta manera, imaginaremos en un primer momento la primera palabra y posteriormente como esa imagen se transforma en otra imagen que incluye la segunda palabra. Por ejemplo, si quisiésemos recordar la relación vaso-manzana, podríamos imaginar por ejemplo un vaso muy grande. A esta imagen de la primera palabra (vaso) le añadiríamos la segunda (manzana), por lo que imaginaríamos que el vaso se llena de 300 manzanas. La imagen final que obtendríamos sería un vaso muy grande lleno de manzanas. Al utilizar técnicas de visualización es importante tener en cuenta que contra más extremadas o surrealistas sean las imágenes que creamos, más puntos tendremos posteriormente para recordarlas. Por ejemplo, si las manzanas son de color rosa nos acordaremos mejor de la imagen, puesto que es algo poco habitual y que nos llamaría la atención.

Imaginar nuevas aplicaciones de las ideas del texto a nuestra realidad cotidiana.

Es muy importante de cara a mejorar la competencia lectora, la generalización de los conceptos que aprendamos, es decir, que podamos utilizar aquellos conceptos en diversos casos, y no sólo durante la lectura sino también en nuestra vida diaria. En este punto, sería útil coger conceptos del texto e intentar ver qué posibles aplicaciones podrían tener en nuestra realidad actual. Por ejemplo, si estuviésemos estudiando la declaración de independencia americana, podríamos intentar imaginar qué pasaría si escribiésemos una declaración de independencia de nuestro colegio.

Intentar predecir la información que contiene la siguiente página.

¿Cuántas veces hemos intentado adivinar qué sucederá o qué les pasará a los personajes en un libro? ¿Cuántas veces hemos intentado anticipar qué ocurrirá en una novela? Esta capacidad anticipadora quedaría también incluida dentro de la competencia lectora general. Con esta técnica de competencia lectora lo que intentamos es ser capaces de adivinar lo que el autor ha escrito a continuación. Cuanto más correcta sea la información que se predice de la siguiente página, posiblemente mejor será lo que estás entendiendo. Por lo tanto, una mejor competencia lectora, favorecerá en entendimiento del texto y por lo tanto, nuestra capacidad anticipadora y predictiva.

Las preguntas del periodista.

Cuando acabas de leer un texto es importante responder a las siguientes preguntas: qué, quién, cuándo, dónde y por qué. Estas respuestas te ayudarán a acabar de comprender la idea general del texto. Las preguntas del periodista intentan mejorar y trabajar la competencia lectora des de niveles más específicos para comprender ideas más generales. Este ejercicio se puede hacer en casa con eventos familiares (ej.: se celebra un cumpleaños, es el cumpleaños de Andrea y van todos los niños de su clase, se celebra el 7 de enero por la tarde, se celebra en el parque del pueblo, porque quiere celebrarlo con todos sus amigos) y ayuda a mejorar la competencia lectora.

Comprobar lo que has entendido como un hábito.

Hay tres maneras de comprobar si has entendido bien un texto:

-  Hacer un resumen en cinco líneas de las ideas principales del texto. Este resumen debe englobar toda la información relevante y clave para interpretar el texto correctamente.

-  Contrastar con el profesor que la información que se ha entendido al leer el texto concuerda con lo que él también ha entendido.

-  Explicarle a un compañero/madre la lección. El tener que explicar lo que se ha leído a un tercero, implica una comprensión plena del texto, una necesidad de resumir y explicar lo que se ha entendido de manera que el oyente lo entienda y comprenda. Todas las técnicas mencionadas y comentadas anteriormente serían útiles para llevar acabo este proceso (ej: seleccionar un título resumen, responder a las preguntas del periodista…)

Buscar nuevas fuentes de información cuando los conceptos no son claros o son contradictorios.

Buscar en un diccionario.

Buscar en internet.

Hablar con profesionales del tema.

Atención dirigida a la meta.

Es importante persistir hasta dominar por completo el texto. No debemos desistir por mucho que nos cueste. Se trata de un trabajo persistente y constante. Se requiere una necesidad de trabajo diario en el que se obtienen resultados a medio-largo plazo. Debemos dar tiempo a nuestro cerebro y habilidades a desarrollarse y mejorar, por lo tanto,  si algún día se siente la necesidad de abandonar; descansa, relájate durante un rato y vuelve a empezar más tarde. Cada persona necesita un número diferente de lecturas para dominar el texto, tienes que aprender a determinar cuántas lecturas necesitas para cada tipo de texto, y aplicarlo. Cuanto más practiques, más vas a mejorar, más resultados vas a conseguir y más vas a mejorar en competencia lectora.

Estar abierto al cambio conceptual.

Es muy importante tener en cuenta que cada persona tiene una manera de pensar, de ver las cosas y de actuar diferente. Todos tenemos nuestra propia realidad y vivimos en función a ella. De este modo, la información que contiene cualquier texto puede en parte, cambiar tu percepción del mundo y tu propia identidad. Es decir, puede corroborar lo que ya has aprendido, o puede por contra modificarlo de manera que altera la manera de ver determinadas cosas. A veces la falta de competencia lectora tiene su origen en la falta de flexibilidad cognitiva. La flexibilidad cognitiva es la capacidad mental de ver las cosas des de diferentes puntos de vista y adaptarse. Para ello, es muy útil evaluar críticamente lo que lees:

¿Te crees la información que estás leyendo?

¿Tiene sentido para ti esa información?

¿Se ajusta a la realidad?

 

Autor: Dr. Jaume Guilera

2 Responses

Deja un comentario